sábado, octubre 10, 2009

[REC]2

Qué decepción; qué decepción de película de verdad. Noventa minutos esperando a que salga el ogro verde ese y el burro y, al final, resulta que me han llevado a ver una película de terror... (¡ejem!).


HABLANDO DE [REC]2... QUE NO SHREK. COMO SIEMPRE: SPOILERS.


Dos horas después de los acontecimientos de [REC], un grupo de geos bien armados entran en el edificio infectado para intentar acabar de una vez por todas con la plaga. Como no podía ser de otra forma, llevan un cámara que lo documentará todo y cada uno de ellos dispone también de una pequeña cámara en su propio casco por si, en algún momento determinado, tienen que separarse.

Una vez dentro del edificio y acompañados de un extraño americano que ha sido enviado por el Departamento de Sanidad, comienzan a vivir el horror en primera persona. Sin previo aviso, alguien se abalanza violentamente sobre los soldados y les ataca. Empieza a cundir el pánico entre ellos y se nos hace la primera revelación: el americano no está allí por temas de sanidad, es en realidad un cura exorcista y necesita una muestra de sangre de la niña Medeiros.

"¡Que vienen los Charlies! ¡Esto es un infierno, dios mío..."


Ya explicado a los soldados que todo es un montaje de cara al público y, en verdad, el edificio no está en cuarentena por un virus si no que está lleno de poseídos por el demonio, comienzan a buscar la probeta que está oculta en algún lugar con la sangre de Medeiros. En cuanto esté en manos del americano, este dará la orden y podrán salir de nuevo a la calle...

El problema es que no están solos.

De pronto, estando en mitad de las escaleras y después de haber eliminado algún que otro infectado, descubren que tres niños de unos 14 años se han colado en el edificio con una video cámara...


AQUÍ LO DEJO, NO VAYA A SER QUE TENGA A ALGUN DESPISTAO LEYENDO...


Me gustaría destacar el esfuerzo de Plaza y Balagueró por traernos una secuela que, a pesar de ser más de lo mismo, intenta indagar un poco más profundamente en la historia original.

Además, el hecho de que esta vez sean varias cámaras (la documental que llevan los geos, las de los cascos y, después, la de los terceros en discordia) te transmite mayor sensación de que se abarcan todos los frentes.

Lo que no me gusta, siendo consciente de que esto también viene de la primera parte, es el abuso de la steady-cam (o cámara al hombro) que, por momentos, llega incluso a marear; además, quieren hacerlo tan real que en más de una ocasión no ves absolutamente nada. Los planos son tan oscuros y tan cerrados que, en varios momentos, lo único que ves son borrones en la pantalla.

Por lo demás, creo que es una película bastante recomendable que ata algunos cabos sueltos de la anterior y es capaz de transmitir perfectamente esa angustia que inunda a nuestros protagonistas.

Y, qué narices, aunque sea por ver de nuevo a la preciosa Manuela Velasco... ¡Qué queréis, siento debilidad por esta mujer!


miércoles, octubre 07, 2009

Los Hermanos Marx

El otro día (allá por 1972, jejeje) respondiendo un comentario al bloguero Trepamuros, me dí cuenta de algo. Siempre hago post sobre cosas que me gustan para, en un futuro cada vez que me apetezca releerlo, tenerlo todo en un mismo lugar virtual. Es decir, me estoy haciendo un lugar a mi gusto, con mi nostalgia y mis cosas que me gustaría recordar sin tener para ello que acudir a multitud de páginas distintas o incluso en otros idiomas.

Entonces, volviendo al tema, haciendo una semejanza en un comentario a Airam entre tres personajes de Disney y los hermanos Marx, me dije que tenía que postear sobre ellos.

Y es que me resulta sorprendente cómo, a pesar del paso de los años, sus películas siguen haciendo reir y su humor es tan actual. Es famosísima la escena de "la parte contratante" con Groucho y Chico...

Intentaré hacer el post que se merecen. Empezamos.

Los Marx eran hijos de padres artistas de ahí que todos tuvieran gran talento para los instrumentos. Todos hemos visto en sus películas cómo Chico nos deleitaba con el piano y Harpo hacía lo mismo con el arpa, pero lo que casi nadie sabe es que el propio Harpo tocaba prácticamente cualquier instrumento musical y Groucho tocaba la guitarra.

Comenzaron... pues por donde comienzan todos: por obras de formato menor como los vodeviles y con pequeñas intervenciones. Groucho, por ejemplo, tuvo su primera aparición en un escenario como cantante al que, un par de años después, se unió su hermano Gummo y el año siguiente Harpo. Como ya he dicho provenían de familia de artistas así que, por si fueran pocos, en 1910 entraron en el grupo la madre y la tía Hannah, llegando a llamarse (ejem) "Las Seis Mascotas".

Como todo se aprende con la práctica, sus actuaciones fueron mejorando hasta el punto que, gracias a la dirección de Groucho y Chico, se convirtieron en grandes estrellas del teatro de la época... hasta 1912, año en que Gummo tuvo que dejarlos para luchar en la "I Guerra Mundial". Por suerte para todos Zeppo ocupó su lugar en las tablas de los escenarios y, poco después, pudo participar en las películas que los lanzaron definitivamente a la fama.

Si hay que destacar una anécdota de aquellos años es que tuvieron que ocultar su origen alemán a causa de la guerra. Harpo, que en realidad se llamaba Adolph, tuvo que cambiarlo por Arthur y Groucho dejó de interpretar a personajes alemanes.

Según cuentan, sus nombres artísticos nacieron de la siguiente manera: Harpo tocaba el arpa; Chico era el ligón que iba trás las chicas; Gummo, según la autobiografía de Harpo, siempre hacía papeles cuyos personajes llevaban calzado de goma; y Groucho porque estaba gruñendo a todas horas. Todos terminaban en la letra "o" porque así sonaban más cómicos.

En 1932 "Plumas de Caballo" se convirtió en su película más popular, hecho que le llevo a ser portada de la revista Time. Un año después rodaron "Sopa de Ganso", film que ha sido incluido entre los 100 películas más importantes por el Instituto Americano del Cine.

Al tiempo, Zeppo decidió dejar la parte artística para sus hermanos y se convirtió en su agente hasta el final de sus carreras. De aquella época son "Una Noche en la Ópera" (1935), "Un Día en las Carreras" (1937), "Una Tarde en el Circo" (1939), "Los Hermanos Marx en el Oeste" (1940) y "Tienda de locos" (1941).

La carrera artística, en cuanto a la parte de Hollywood se refiere, debería haber terminado en "Tienda de Locos" pero Chico debía tantísimo dinero a causa de sus deudas de juego que decidieron afrontar los gastos rodando dos películas más: "Una noche en Casablanca" (1946) y "Amor en Conserva" (1949).

Después, los hermanos se desvincularon artísticamente llegando Chico y Harpo a actuar en locales nocturnos. Groucho, por su parte, fue presentador del concurso You Bet Your Life en televisión. También escribió los libros "Groucho y yo" (en 1959, es su autobiografía) y "Memorias de un Amante Sarnoso" cinco años después. Recuerdo haber leído hace un par de veranos "El ABC de Groucho Marx" y, si os gustan los Marx, os lo recomiendo.

El famosísimo "camarote de los Hermanos Marx"...

Como anécdotas finales podríamos comentar que la primera aparición en cine de los Hermanos Marx fué en la película "Humor Risk" (1921), la cual sólo fue exhibida una vez en un pase privado. Además participaron en "The House That Shadows Built" (1931) donde sólo salen durante 6 minutos ¡en un cortometraje que incluía el film!.


Os dejo una entrevista muy especial que hicieron a Groucho en 1973 ¡con más de 80 años!


Bill Cosby entrevista a Groucho Marx

lunes, octubre 05, 2009

El arte de... Daniel Acuña

Hoy me dejo caer con un artista español, que casi nunca lo hago.



Al líooooooooo...













Aunque creo recordar haber leído por ahí (en la Dolmen) que no le hizo mucha gracia el encargo de los personajes con los poderes del Capitán Universo, he subido 3 ilustraciones porque a mi me encanta eso de ver a nuestros personajes de siempre en situaciones muy distintas. Espero que Acuña me perdone el día que lea este blog, jejeje.

Por cierto, me hace gracia que abro el post diciendo que apenas posteo sobre artistas españoles y, cuando me da por repasar la etiqueta, me encuentro con los pequeños homenajes que hice a Salvador Larroca, Guillem March, y David Ajá, sin comentar el conocidísimo Forges y otro que seguro se hará también muy conocido, Fernando Albea.

¡Un saludo!