viernes, enero 30, 2009

Siete Almas

Will Smith. Gabriele Muccino. Lunes noche y quedamos los tres. En realidad a Muccino ya lo conocía, "este es el director de En Busca de la Felicidad" pensé mientras me saludaba, "¿quieres más palomitas?" respondió él.


Total que nos sentamos en las butacas y, nada más empezar la velada, Will hace una llamada telefónica al 911 y pide una ambulancia. Ha habido un suicido y, según dice a la operadora al otro lado de la linea, la víctima es él.


VENGA QUE EMPEZAMOS YA...


En realidad Ben (Will Smith) está empezando por el final de la historia y, mediante flashback, conocemos el por qué de haber llegado a esta situación. El por qué no os lo voy a contar, claro, sólo de qué va el tema.

Ben es un hombre algo triste y con problemas para concilar el sueño que, por circunstancias de la vida, decide intentar ayudar a siete personas que no conoce de nada; en realidad, más que "ayudar" debería escribir salvar ya que las personas que elige tienen problemas de salud.

Así, por ejemplo, nos encontramos a un Woody Harrelson ciego que es tratado de forma nefasta por Ben en los primeros minutos de metraje (el por qué es tan cruel lo sabremos casi al final de la cinta aunque, a mi parecer, es una explicación algo estúpida); también intenta salvar a una mujer con dos hijos que sufre maltrato por parte de su pareja (un tanto exagerada la ayuda a este personaje pero, por lo que se narra en flashbacks, bastante coherente y contundente a la hora de deshacerte de un recuerdo); otro personaje es un chico de unos 12 años ingresado en un hospital con una dolencia bastante grave... al igual que el personaje que se lleva el grueso de la historia, Emily, interpretada por Rosario Dawson.

Y ahí está el tema.

A pesar de que cuando llegamos al final nos dan la explicación del por qué títulan así este film, a mi me molestó un poquillo que, más que un drama, nos vendieran otra tradicional historia de amor. Chica conoce chico, chico entra de forma misteriosa en su vida, chica se va dejando conquistar, chico se la va ganando y... bueno, y más cosas que tiran de romanticismo.

La película me ha gustado, ojo, porque, aunque hay un punto de la película en que de pronto dices "tate, ya sé cómo acaba" (y aciertas, agggh!) me parece que está bien narrada la historia central pero es que, además, la historia paralela con su hermano me pareció bastante lógica con todo ese distanciamiento entre ambos y el por qué.

Lo único que le puedo achacar es que había momentos en que, a mi parecer, no ocurría nada. Es decir, la película nos estaba contando algo pero se recreaba tanto en la escena que lo que contaban en dos minutos lo podían haber hecho en uno sólo.

El final predecible me pareció muy curioso. Sé que no es una gran idea revolucionaria pero, cuando menos, me pareció chocante la coincidencia con un cortometraje que protagonicé hará unos años... Os aseguro que mi personaje terminaba igual y por el mismo motivo pero, en vez de una mujer, era un chaval de 15 años. Curioso.



miércoles, enero 28, 2009

Acapella (varios)

Después de preparar el mini-post sobre los temas más populares de la casa Nintendo versionados acapella, me dio por investigar y descubrí algún que otro vídeo que, como mínimo, me parecen de gran calidad.

A mi me sorprende muchísimo como cuatro ó seis personas haciendo un ritmo o voz distinta cada una pueden sacar joyitas como esta:




El tema, inculto de mi, no lo conocía pero eso no me ha impedido disfrutar con este cuarteto. A continuación, otro vídeo:


El "bajo" es cualquier cosa, ¿eh? El siguiente, aunque no lleve imagen (bueno, sí, pero es estática, ejem!) es el tema "Yesterday" de los Beatles interpretada a distintas voces por los Boyz II Men:

Y ya para acabar, aunque no sea un grupo, os dejo un brevísimo vídeo de Craig David cantando acapella "Not Are Alone" de Michael Jackson...


Pobre Michael, pasándolas canutas en estos últimos tiempos y Craig David luciendo sus temas mejor que él mismo... ¡ay!

PD: Ahora dira Airam que esto ya lo publicó él en su blog en junio de 1998... claro. ;-)

lunes, enero 26, 2009

Fiebre del Sábado Noche

Aprovechando que en febrero "Stage Entertainment", una de las mayores empresas de teatro musical en España (suyos son "Mamma Mía", "La Bella y La Bestia", "Cabaret", "El Fantasma de la Ópera" y un largo etcétera), estrenará en la Gran Vía madrileña "Fiebre del Sábado Noche", la otra noche decidí ver la película.

Siempre que veo un filme con más de 25 años de antigüedad voy mentalizado, "tranquilo y no te alteres, que el ritmo narrativo ha cambiado muchísimo en los últimos 8-10 años...". Luego me acaba superando.

Sí porque, si hoy día ves una película mala hecha hace poco, molesta perder tiempo y dinero pero si la película tiene la "tira" y es una de esas que marcaron época y resulta que es mala... puffff!

Y es que "Saturday Night Fever" me pareció mala, lenta, aburrida y, en ocasiones, sin sentido. I´m zorry a los "fanes".

DE QUE VA EL TEMITA...

Todos sabemos de qué va, ¿no? Tony Manero (John Travolta) es un joven empleado de una tienda de pinturas al que le fascina bailar en la discoteca los sábados por la noche y, además, es el mejor... hasta que aparece una chica que, en principio, le hace la competencia en la pista de baile. Despues de ligársela con mucho esfuerzo, deciden formar pareja para un concurso de baile que se va a celebrar y que, cosa de los guiones de cine y de ser "prota" de la "peli", acaban ganando. Menos mal que Manero es "buena gente" y renuncia al premio porque sabe que, la pareja que quedó en segunda posición, lo hizo por racismo de los organizadores por ser latinos.

Esa es la trama principal que, a mi juicio (por poco que sea), se puede resumir en 22 minutos de metraje.

Como trama secundaria tenemos a los amigos de Tony Manero. Son un grupo de chavales con poco seso cuya mayor afición es hacer el cafre desde lo alto del puente de Brooklyn, cosa que les acaba dando un buen susto.

Esto se puede contar en otros 8 minutos.

Otra trama secundaria la proporciona la que he denominado "chica-postre". Es el típico personaje no muy agraciado físicamente (o, por lo menos, no tanto como el/la protagonista) que se pasa la película suspirando por el protagonista. Este la desprecia y juega con ella y ella, en este caso, decide en venganza acostarse con sus tres amigos uno detrás de otro... en la parte de atrás del coche donde va él. Luego se arrepiente, pero ya va etiquetada.

Esto se puede narrar en... no sé, unos 14 minutos.

Por último nos queda la familia del chico. Son de clase media; el padre y la madre no tienen mucha comunicación; el hermano mayor es cura (aunque luego lo deja); y piensan que Tony Manero es la oveja negra.

Esto te lo pules en 6 minutos. Total 50 minutos.

¿Entonces por qué la película tiene una interminaaaable hora más, llegando el metraje total a la 1,54 horas? Es decir, si se aclarase el por qué el hermano de Manero cuelga los hábitos lo entendería... pero es que no te dejan claro si es por su (aparente) homosexualidad, porque se cansó de ser cura, o simplemente por ser un rebelde más de la época. ¿Y la trama de la chica-postre? pues tampoco es que te la dejen muy resuelta, no... ¿El tema de los bailoteos que parecen ser la vida tanto de Tony como de su novieta? euh, nop, tampoco te lo cierran; él cede su primer premio a los semifinalistas y, de pronto, ya no vuelven a bailar, ¿y para qué tanto esfuerzo entonces, Manero? pregunto yo desde mi ingenuidad si es que aún conservo algo.

¿Que si no le encuentro nada bueno? Hombre, pos sí: nos quedó una excelente banda sonora con los temas de los Bee Gees.



Y John Travolta pudo "ensayar" su papel para esa gran película que nos regaló después: "Grease".

PD: Menos mal que Stage va a actualizar las coreografías... porque tenían telita!

PD 2 (con dedicatoria): Trepamuros, la escena esa tan "bochornosa" de Spiderman 3 con Peter Parker ligando por la calle señalando a las chicas está directamente sacada de esta película... Me acordé de ti, por supuesto.


Por cierto, INCISO de PUNTO Y FINAL, el musical de "Grease" que se puede ver ahora en Madrid es de mi actual jefe, Reguant... y aún estoy esperando que me invite (venga, Ricard, estírate majete!)FIN INCISO.