jueves, 11 de diciembre de 2008

Bolt (3D)

Finalmente se me escapó "Pesadilla..." en 3D y es que era normal, en Kinépolis sólo hay una sala para películas en tres dimensiones así que, en cuanto se estrena una nueva, quitan la que estaba hasta ese momento.

Total que, como reza el título, anoche ví "Bolt", la nueva película de Disney con Lasseter ya al mando de la factoría que tantos años nos hizo soñar. Esperemos que el resurgir sea para bien.


HABLANDO DEL TEMITA... BOLT.

Bolt es un perro normal y corriente que es comprado en una tienda de animales por una chica normal y corriente. Un día su padre es secuestrado y ella, asustada, recibe una llamada de su progenitor donde le avisa "no estás sóla, he modificado a Bolt". Así, entre los dos tienen que luchar contra los esbirros del malvado "Ojo Verde" para rescatarlo y, además de su ayuda mutua, cuentan con los super poderes del propio can: supervelocidad, superladrido, superfuerza, indestructibilidad y un largo etcétera...

El único problema es que esto no es real. O, por lo menos, no del todo.

Resulta que Bolt es la estrella de una teleserie que recibe su nombre pero, para que el perro resulte creible, lo tienen engañado haciéndole creer que todo lo que sucede allí es real. De ese modo, las cámaras están ocultas a la vista del perro cual "Show de Truman" canino y, al acabar el rodaje diario, lo encierran en una caravana.

Pero de pronto algo empieza a cambiar.

A causa de una situación de descuido por parte de uno de los entrenadores del perro, Bolt acaba escapando fuera de los estudios cinematográficos porque piensa que Penny, su dueña en la serie, ha sido finalmente secuestrada por el villano. Así, emprende su búsqueda por todos los Estados Unidos y, poco a poco y a la fuerza, va descubriendo la terrible verdad: no tiene super poderes.

Las situaciones hasta ese momento son bastante graciosas.

La charla que tiene con las palomas argentinas, los primeros encontronazos con objetos urbanos y humanos (la reja metálica o el señor del banco, por ejemplo), el hamster hiperactivo superfan, o los primeros momentos con la gata callejera que, por mucho que le explica a Bolt que no es un super héroe él no la cree y piensa que cierto "objeto" le ha robado sus poderes.

El resto, ya sabeis, en el cine...


Creo que ha sido todo un acierto que hayan incorporado a John Lasseter como jefazo de la Disney. La gran mayoría de películas que hizo con Pixar han tenido una gran acogida tanto de público como de crítica y, pienso, este hombre que tanto ama y disfruta con la animación, acabará salvando a una compañía que lleva años quebrando y no levanta cabeza.

Ojalá y no me equivoque.


(Bolt y su "pandilla")

Por lo demás, tratando de ser todo lo objetivo que puedo al poseer una perrita blanca de 3 meses que, quieras que no, influye, os animo a que vayais al cine a ver Bolt. Está hecha con mucho gusto y, sorprendentemente, enseña a los niños lo valiosa que es la amistad y la fidelidad y que, por duro que sea el camino, si luchas puedes conseguir tu objetivo.


En una era de "pokémones", "yugiohes" y cosas similares que no demuestran ningún valor moral, suficiente me parecen los de esta película. ¿No?




Otros Posts



2 comentarios:

Trepamuros dijo...

Pse, valores tendrá muchos, pero como las de Pixar... no hay nada. No sólo tinen valores, también entretienen. De todos modos están empezando supongo con Lasseter, aunque no tiene pinta de que vaya a cambiar mucho el infantilismo de las pelis Disney.

En otro orden tío, yo de Crepúsculo no digo que no sea reconocible el actor, digo que tiene el careto suficientemente extraño para aparentar un vampiro. Te tengo dicho que no leas mis post muerto de sueño. Jjajaajjaj. Lo de que no son los típicos guaperas es cierto. Él concretamente no tiene un tipo de atractivo común y me dirás tú que las dos amigas que se echa la protagonista y los dos amigos son los típicos guaperas... venga hombre, si parecen bichos raros. Y tampoco los ví vestidos para romper pasarelas, llevaban looks bastante comunes entre la juventud de hoy, tirando los secundarios sobretodo a estilos mas urbanos y menos a minifaldas, ropita de marca y demás. A eso me refería. Muy mal tu análisis. Castigado 1000 años interpretando el mismo papel una y otra vez. Jajajajajaja. Un abrazo.

Daniel dijo...

Bueno mi queja venía más que nada por lo que explico al final que, desde por lo menos "Entrevista con el vampiro", los chupasangres no son engendros deformes si no "personas" con cierto atractivo físico. Y, si no me crees, te remito a que veas "Nosferatu" o similares...

Acepto tu castigo: por lo menos tendría trabajo asegurado de actor para el resto de mis días, jejejejejje!

Un abrazote.