lunes, 8 de noviembre de 2010

3.000.000

Me he tomado esto con calma y no me he lanzado sobre mi teclado a escribir nada más ver la noticia en el telediario de Telecinco porque me conozco, me enciendo y empiezo a soltar burradas pero, aún así, me va a costar contenerme.

Resulta que aquí un servidor se ha pasado todo el fin de semana de bar en bar (y tiro porque me toca). El viernes me fuí a las cañas a las 14:30 con un amigo porque era su cumpleaños y llegué a casa a las 3 de la mañana; el sábado quise portarme bien y quedarme en casita pero, como suelo decir, soy "chica fácil" y en cuanto me llamaron dos de mis amigos ya estaba otra vez de bares y, hoy domingo, hemos probado a comer en un bar nuevo y tomar después unos baileys en un sitio que es una pasada, estilo morisco con cojines por todos lados y chimenea.

Total que, gracias a esto, he podido pasar olímpicamente de la "noticia estrella" del fin de semana y evitar el empacho televisivo de la visita a España del Papa.

El caso es que llego a casa, me pongo el pijama, me siento en el sillón, la televisión empieza a dar el informativo y dicen algo así como que la visita del señor este de blanco (¿con qué dejará lavará el traje, bendecirá la lejía antes?) ha sido un poquito fracaso y que no saben exactamente por qué no se han cumplido las espectativas pero que, sólo en Santiago de Compostela, se han invertido 3 millones de euros...

3 millones de euros.

TRES-MILLONES-DE-EUROS.

¿¡Pero que coj...!? ¡Meviacagarentodoloquesemenea! ¿Cómo coño es posible que para una mierda así se invierta ese dineral?

Disculpadme los creyentes, de verdad, que no tengo nada en contra y si en vez de este circo, se llega a montar lo mismo por una visita del rey de la cochinchina, me mosqueo igual. Me da igual quién venga, de lo que estoy en contra es del despilfarro monetario tan absurdo y desproporcionado.


Me recuerda a cuando nuestro gobierno ofreció no-sé-cuantos millones de euros a Grecia para ayudar a salir de la crisis. ¿Cómo coño puede ser que un país en crisis económica haga estas cosas? Es que es para mear y no echar gota, vamos, porque esto sólo pasa aquí, en el país del pitorreo y la poca conciencia social donde ponemos a una barriobajera teñida de rubio y con la nariz operada peor de lo que la tenía antes, a protagonizar un programita ridículo de preguntas del pueblo.

Joder es que, ¡la de cosas que se pueden hacer con 3 millones de euros, copón!

Vamos a ver, antes de pasar a frivolidades como por ejemplo comprarme el coche que me gusta (un serie 1, vamos), un piso en Madrid y otro en alguna costa española en plan "mi casita de relax", hablemos de cosas serias.

Hace un mes se anunció que en Extremadura van a destinar 3,5 millones de euros para, atención, crear 11 nuevas empresas y modernizar otras 10 ya existentes. Ojo, hablamos de tan sólo medio millón más que lo que se destinó en un fin de semana para una visita papal ¡y son en total 21 empresas con sus respectivos puestos de trabajo! Y no son empresas de pacotilla. Van a crear: 2 geriátricos, 2 carpinterías, 2 guarderías, 2 hoteles, 1 casa rural, 1 fábrica de estructuras de energías renovables y 1 productora cinematográfica. Más, como digo, renovación de otras 10 de otros tipos ya existentes.

¡Y para traer al Papa se gastan 3 millones!

Pero es que, si nos ponemos tontos, por derrochar el dinero lo podían hacer mejor.

Si nos vamos a la lista del paro y elejimos a 10.000 personas que lleven allí, que sé yo todo este último 2010, les caen 300 euros con los que se pueden permitir comer bastante bien un par de semanitas. O pagar letras atrasadas. O irse un fin de semana de vacaciones para olvidarse de sus problemas. O darse cualquier capricho que se le antoje. Lo que sea menos sacar de las arcas del Estado el dinero que le han ido quitando con los impuestos para pagar algo en lo que, tal vez y sólo tal vez, no esté de acuerdo.

Si en vez de 10.000 personas, elejimos a 1.000, les caen 3.000 madroños por cabeza que son muy suculentos y con los que se pueden tapar muchos más pufos y durante más tiempo.

Si elejimos a 100, les caen 30.000 eurazos con los que poder comprarse un cochecito mu salao, pagar la entrada de una pequeña vivienda, recortar la hipoteca y un montón de cosas más.

Y si en vez de 100, elejimos a 10 personas y les damos a cada una 300.000 euros... tengo a nueve amigos con los que se me ocurren un taco de cosas que hacer. "Arrejuntaos" o por "separao".

La noticia esta del Papa, mejor explicada en el link que cierra mi nuevo post reivindicativo:

http://www.elpais.com/articulo/espana/visita/Papa/Santiago/cumple/expectativas/publico/elpepuesp/20101106elpepunac_6/Tes

¡Saludos!

Otros Posts



7 comentarios:

Conner Kent dijo...

bueno, y eso porque no sabes lo que se llega a gastar en las administraciones públicas, que hay gente que se pasa por ahí todos los viajes e incluso los libros de los niños...

Trepamuros dijo...

Pero si en las noticias locales de mi tierra, salió una catalana afincada por estos lares, que cuando se enteró que venía el Papa reservó ciento y pico plazas de hotel para el evento, que me parece muy bien, es su dinero. Pero el otro día iban todos a coger el avión y a la tía no se le ocurre otra cosa que quejarse de los que se han quejado de la visita del Papa (valga la redundancia), como si fuera un acto de intolerancia y no un grito al despilfarro de dinero público que supone la visita de alguien que siguen "unos cuantos". Que les quiten el dinero a los creyentes, que los demás tenemos cosas que pagar y debemos comer, COÑO. Basta de tirar el dinero en cosas inútiles, que el Vaticano tiene dinero de sobra para pagarle el viaje al Papa y a medio planeta durante décadas.

Me alegro sinceramente de que haya sido un fracaso, eso quiere decir que incluso muchos creyentes tiene cosas más importantes que hacer que dorarle la píldora al representante de la iglesia que vive a cuerpo de rey. La gente por mí puede creer en Dios, los santos o cualquier entidad superior, pero es hora de que dejen de basar sus creencias en la iglesia, entidad terrenal que no ha fomentado sino la intolerancia, la impisición por la fuerza, la manipulación, la pederastia, vivir en la opulencia y todo aquello que la misma religión tacha de pecado. Es hora de quitarles el poder que no merecen y con el que se han corrompido durante siglos.

Me he puesto en plan catastrófico, pero es lo que hay.

Peter Parker dijo...

Yo soy creyente, pero detesto a la Iglesia profundamente. Y no entiendo quien se cree la gente que es el Papa, que no es más que el Obispo de Roma y un jefe de estado. Y sin embargo, lo esperan como si fuera Dios en persona, o la solución a todos nuestros problemas.

Y menos aun entiendo que esto lo paguemos entre todos (porque por mucho que insistan, los beneficios no nos repercuten a todos).

Mientras, en mi pueblo, nuestra iglesia gótica (una de las pocas cosas que conservamos), declarada Bien de Interés Cultural, se cae a pedazos porque NO HAY PRESUPUESTO.

Daniel dijo...

Conner: Es verdad, seguro que año tras año encontramos un montón de gastos poco apropiados (iba a decir inútiles pero seremos tolerante en la medida de lo posible) y cuyo dinero se puede reinvertir de manera mucho más interesante.

Es una pena que pasen estas cosas teniendo en cuenta la que está cayendo en España desde hace ya casi 2 años...

Catatrof... digo, Trepamuros: Tú sabes que mi blog es para libre expresión que, menos links de descargas, aquí la gente se puede desahogar de la manera que mejor le venga. No es ser catastrófico, es que has expresado algo en lo que tienes razón. Yo conozco tu situación personal y normal la ofuscación con que lo expresas. Además, es un poco lo que tu dices, una cosa es creer en dios y otra muy diferente creer en la iglesia.

Luego se quejan de que cada vez hay menos católicos practicantes.

Peter: Me parece increible lo que cuentas... y aún así me lo creo.

Es triste pero es así. Tenéis una iglesia declarada Bien de Interés Cultural (que creo que tiene que ser una pasada verla) que se está quedando en ruinas y nadie hace nada por su restauración, mientras que vemos cosas como la de este fin de semana a la que la gente aplaude. La pena es que esto es así porque, mientras una visita de Susan (me deja llamarle así en confianza, "Su Santidad") es noticia mundial (seguro que no sólo las cadenas españolas se han hecho eco de la noticia) una iglesia gótica con siglos de antigüedad en un pueblo, no es carne para llenar la cuota de pantalla.

En fin, este tema da para mucho creo yo...

¡Abrazos gente!

Chelo dijo...

y en Santiago solo ha estado un día... es muy fuerte el tema, cuanta hambre se puede paliar con ese dinero... no tengo palabras, la verdad...

Oscar dijo...

Yo lo primero me sorprendo de una cosa: EL GOBIERNO GALLEGO TIENE 3 MILLONES DE EUROS DISPONIBLES???!! De qué, hombre, de qué? si actualmente casi todas las autonomías y más aún los ayuntamientos están en números rojos o peladines peladines. Esto no hará más que aumentar la deuda que tuvieran.

Luego, está claro que por lo que se arriesgaron a (seguramente) pedir ese crédito tan estratosférico es porque creían que con la visita del "Papa invisible" iban a convertir la plaza del Obradoiro en la de San Pedro del Vaticano. Llena de turistas internacionales, que se quedarán de paso una semana y dejarán un montón de pasta en la ciudad.

Seguro que con las medidas estrictas para recibir a un lider religioso y jefe de estado se habrían gastado mucho menos, pero quisieron arriesgarse con la "inversión" y les salió mal.

Tendrían que haber contado con que este Papa no cae bien, no porque caiga mal, sino porque nadie sabe qué es lo que hace. El anterior era "el Papa del pueblo" porque sabía que la gente le necesitaba, que necesitaba que una cabeza visible fuera "visible", cercana, que se moviera, que hiciera algo.

Este Papa debe ser un teólogo de la caraba, que se pasa todo el día en la biblioteca consultando escritos, y para el que un gran avance en la historia de la iglesia es cambiar una festividad de nombre, o descubrir la verdadera naturaleza del Purgatorio.

Bueno, pues si no te preocupas del pueblo, es normal que el pueblo a la larga, te dé la espalda.

Aunque siempre quedarán las personas que adoran el título, que lo ven como un ídolo solamente por tener el puesto que tiene. Vamos, los que dan sentido a la expresión: "más papistas que el Papa".

Pero en fin, este enorme gasto no deja de ser más que eso: una inversión poco afortunada.

JUAN VASCO dijo...

Muy buena reflexión, me sumo a la protesta!!