sábado, 23 de enero de 2010

Hostias como panes...

Eso es lo que se está ganando el lumbreras de Renato Brunetta, ministro de Administración Pública de Italia.

Ayer tarde, yendo en el coche al primer concierto del nuevo disco de Trinidad Montero, escucho algo raro en la radio... algunas palabras así sueltecicas que más o menos logrer hilar como "ley", "emanciparse" y "obligatorio". Como no logré enterarme exactamente (pero algo me olía a podrido en Dinamarca), llego a casa y recurro al señor este que lo encuentra todo en internet y que curra más estresao que Papá Noel en Nochebuena, Don Google, y me leo, releo y vuelvo a leer bien la noticia.

Resulta que el listo este ha propuesto, no sin encontrase con compañeros de su propio partido totalmente en contra, que los bambinos que cumplan 18 años se tienen que ir de casa della mamma ¡por ley! El tema es que, al igual que en España, la edad media de emancipación del país este de la bota supera los 30 tacos pero, claro, al igual que el anterior post reivindicativo, es mucho más fácil dejar caer la mierda encima nuestra y mirar para otro lado que buscar una solución real y coherente.

Cómo mola ser político en italia ¿eh?

POLITUCHO IMBECILLE: Buona sera...
EL OTRO: Buena "sera" pero "musha" cantidad.

POLITUCHO IMBECILLE: ¿Qué?
EL OTRO: Que qué quiere, que tengo prisa, ¿no ve que soy un funcionario italiano y me tengo que ir a tomar el tercer café de la mañana, que ya son las 10?

POLITUCHO IMBECILLE: Que "mirusté", que estaba yo pensando que, como tengo 2 hijos ya a punto de cumplir la mayoría de edad y no parece ser que tengan muchas espectativas de irse de casa, había "estao" dándole vueltas al tema y he decidido proponer una nueva ley.
EL OTRO: ¿Qué ley?

POLITUCHO IMBECILLE: Juan Carlos I de España y V de Alemania...
EL OTRO: Nos ha salido humorista el nene, ¿eh? Pues su madre no se reía anoche cuando encontró a su padre con otra en la cama...

POLITUCHO IMBECILLE: ¿Qué?
EL OTRO: Que siga, que son ya las 10:05 y se "menfría" el caffé con latte.

POLITUCHO IMBECILLE: Mi ley dice que, por testicoli, cuando cumplan 18 anno e uno minuti están obligados a irse de casa.
EL OTRO: De acuerdo pero, entonces, lo que es el piso, la comida, la linea de teléfono, el bonobús, el "interné", las copichuelas del sabato notte, los muebles de la casa nueva, la comunidad de vecinos, el agua, la luz, el gas y los pañales del bebé ya si eso los paga usted hasta que el chavalín encuentre un trabajo que, sin carrera ni experiencia laboral, le dé un sueldo "apañao" para poder afrontar la que se le viene encima ¿no?

POLITUCHO IMBECILLE: Euh, esto... Io iniziare nuovamente. Que digo que, ejem, voy a crear una ley que obligue a crear buenos puestos de trabajo con buenos salarios para que este país salga pronto de la crisis y nuestros jóvenes puedan sentirse realizados como personas adultas y sean felices.
EL OTRO: Mucho mejor "tontolaba", mucho mejor...


¡Es que es el colmo! ¿Pero como carajo puede pensar cualquiera que preferimos estar en casa de nuestros padres? ¿Cómo c*ñ* puede pensar nadie que nos parece mucho más divertido seguir viviendo con tu familia que poder volar del nido y obtener ciertos beneficios de la libertad?

Y que no se me ofenda ningún padre, ojo, que esto no va por ahí. Yo personalmente disfruto muchísimo cuando bajo unos días a Extremadura y puedo estar en casa de mis progenitores, aunque sea tirado en un sofá viendo "Password" con mi madre, pero el poder salir de casa cuando me dé la gana, quedando con quién me apetezca sin tener que estar pendiente de la hora de comer y llegar "a las mil" y llevando, en definitiva, mi ritmo, no tiene precio.

Más me gustaría a mi cuando, a los 20 años me vine a Madrid a vivir, haber encontrado nada más bajar del autobus un trabajo decente en mi gremio que me diera para alquilar (o incluso comprar) un piso, haberme hecho un hueco en esta ciudad y haberme podido ahorrar más de una y más de dos llamadas a casa pidiendo dinero porque los cutre-curros en "Timofónica" o animaciones o cualquier otra pamplina no me daban ni para toser... ¡y eso que vivía en casa de mi tío!

Cuando se tienen 19, 20 ó 25 años señor Brunetta, cualquier persona con dos dedos de frente lo que quiere a toda costa es IRSE DE CASA para hacer lo que le venga en gana sin tener que dar explicaciones.

Que ahora, gracias a la crisis mundial que ustedes los chachi-políticos en colaboración con los chuli-bancos han creado, haya gente con 30 años sin poder tener el privilegio de vivir con sus amigos o su novia en un piso o, incluso, algunos que en su día saborearon dicha miel, estén volviendo a casa de sus padres porque no se pueden permitir la independencia en una sociedad en la que TODO SUBE menos LOS SUELDOS, eso, caballero, no lo hace nadie por gusto ¡lo hace por necesidad!


¿Donde leches está la gracia en pensar que prefiero sentirme un fracasado social con el agua al cuello por no llegar a fin de mes, que poder presumir de que vivo sólo porque todo me va bien?

Hostias como panes, Renato, te estás buscando hostias como panes...


La noticia mejor desarrollada (y redactada con menos cabreo), la tenéis aquí: http://www.que.es/ultimas-noticias/internacionales/201001182113-politico-italiano-propone-ley-echar.html



Otros Posts



6 comentarios:

Conner Kent dijo...

jajajaaj que fuerte, madre mia, yo creo que ya no sabe como sacar a sus hijos de casa XD

Trepamuros dijo...

Ya me gustaría ver esa ley vigente con el incremento brutal de indigentes jóvenes pidiendo en la calle porque no tienen ni para comer. A ver quién saldría ganando de una situación así. Si es que políticos atontados hay en todos lados. Siempre pensando con el culo y cagando con la mente.

Anwar dijo...

Cómo detesto cada vez más la politica, puffff es de las peores cosas que ha hecho el hombre...

Saludos

Oscar dijo...

Es que son de unas ideas de bombero sin agua...

Pero, siento ser superficial, a mí lo que me ha calado hondo es la imagen de Chuck Norris... XDDD

juan vasco hernández dijo...

jejeje menudas ideas!!!
Esa es una ley imposible de aplicar.

Miguel dijo...

Está claro que hay demasiada GENTUZA en los gobiernos con una prepotencia que clama al cielo. Claro, como estos parásitos cabrones se hacen millonarios a base de corromper todo lo que tocan, pues que le den por culo al PUEBLO. Ellos y sus amigos los empresARIOS viven como Dios, lo mismo que pasaba durante el III Reich. La diferencia es que ahora en vez de gasear a los negros inmigrantes, los utilizan en su provecho explotándolos. Valientes Hijos de Puta. Voto por una bomba-lapa para el Renato.