lunes, octubre 26, 2009

Con "Cola"... pero que sea light

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy muy lejana...

Tengo que dejar de ver "The Big Bang Theory"; empiezo de nuevo.

Hace unos años (como 8 ó 10) estando con mis amigos en Zafra en un bar a altas horas de la madrugada y ya perjudicados visiblemente por el alcohol, perdí una muy buena oportunidad de conocer a una chica preciosa que estaba a mi lado pidiendo una copa.

Sí, es una de esas técnicas de bar en plan "llevo toda la noche mirándola y no encuentro el momento; espero que se acerque a la barra a pedir y, mientras le digo un tímido hola ¿qué tal?, me coloco justo a su lado para pedir mi copa y trato de continuar la charla". Pues justo ahí, cuando estaba en ese punto exacto, aparece mi amigo Oscar y dice algo como "¡Pero muchacha!, ¿cómo se te ocurre pedir un ron con cola light, con la de calorías que tiene el alcohol?".

¿Sabéis ese sonido de las series de comedia americana que suena en plan "scracht", a disco rallado? ¿ese "prrrrfffff" y en ese momento se congela la imagen y se oye la voz en off del protagonista? Pues eso lo viví yo aquella noche... Cuando se descongeló el tiempo y volvió a correr con su ritmo habitual la vi marcharse con un gesto muy de "ahí quedó tu intento, chaval".

Tanto rollo para decir que esta mañana, cuando salí del gimnasio (sí, gente, ya tengo una edad que hay que cuidarse... ¡snif!), veo en una mesa de la terraza de un restaurante sentada a una chica rubia con pinta de guiri metiéndose entre pecho y espalda un plato combinado que llevaba, a saber:

- Sus dos hojas de lechuga sin aliñar, "pa" cumplir.

- Un buen montón de patatas fritas debidamente bañadas hasta el infinito en mayonesa y ketchup.

- Y un chuletón, de la carne que fuera, empanado de arriba a abajo con toda su grasita.


¿Qué? ¿Qué eso no es comida sana? ¡Por supesto que es comida sana! Lo que no es sano sería comerte ese plato todos los días de la semana pero, de vez en cuando, al cuerpo hay que darle esos placeres porque si no tendríamos menos momentos de felicidad en la vida...

El tema es, que me desvío, ¡que la tipa se lo estaba tomando con cola LIGHT! ¡"Joño", será amiga de la preciosidad del cubata light!

Y eso es a lo que quería llegar con el post reivindicativo del mes, a la forma de comer. Y es que no lo entiendo porque en mi trabajo, en el artisteo en general, la gente hace eso; la gente se va a un restaurante donde comen entrante, segundo plato y postre (y hasta "chupito") pero para beber se piden cola light... porque no engorda.

Pero a ver, alma de pollo, si me dices que te has tomado una ensaladita mixta de lechuga y tomates tiene un pase, pero en cuanto mezclas hidratos de carbono, con proteinas y te zampas de postre un "flan de la casa" ¡de qué sirve el refresco light! ¿¡para no tomarte las 30 kalorías de más que lleva el refresco no-light!?

Y lo peor es que esto tiene pinta de seguir así por mucho tiempo. Mientras vivamos en una sociedad consumista, del culto al cuerpo, donde lo único que importa es la "fachada" y que te saquen los "cuartos" por cualquier tontería, seguiran existiendo los "lights", los "Zero", las milagrosas cremas rejuvenecedoras para hombre, mujer y niño (a este paso...), las tallas XXXS, los "botox" y la madre que los parió a todos...

Y yo me pregunto, si mis abuelos han vivido tantísimos años con salud (y lo que les queda) y en su época lo que existía era la dieta mediterranea sin "lights", "zeros", ni "botoxes" ¿qué carajo nos ha pasado para volvernos todos tan tontos?


Sabéis lo que os digo... que me voy a comer, que tengo una paella para ocho esperándome y se me acumula el "trabajo".




Otros Posts



8 comentarios:

YoMisma dijo...

Totalmente de acuerdo...

Todo es bajo en calorias, tiene omegas, más calcio, elecaseis, y mil moñadas más, no es ya solo en lo diétetico, parece que ya no puedes tomar algo simplemente con su nombre, a todo se le quita algo y se le ponen más cosas buenas...

Y al pan de molde le quitan la corteza...

A donde vamos a llegar?

Saludines,
YoMisma

Trepamuros dijo...

A todo eso hay que añadirle que ni las cosas "normales" saben ya como antes. Las Fantas concretamente antes sabían muy diferentes, ahora saben más artificiales y eso que ahora ponen lo de no sé que tanto por ciento de fruta. Los Phoskitos tampoco saben como antes, la Nocilla sí pero tiene algo distinto... me estoy yendo por lo goloso, porque es de lo que más a fuego se me quedó grabado de la infancia. Jajajajajaja.

Y ya de otras cosas no hablemos. Eso de que ahora los niños lleven carritos en vez de mochilas a la espalda, porque no es bueno para las cervicales llevar tanto peso... pues nosotros bien que las llevábamos cargaditas y aquí estamos, como un roble.

Si es que es lo que tú dices Daniel, que las generaciones anteriores comían y hacían de todo y comíamos y hacíamos de todo y no nos ha pasado nada. De repente todo lo de antaño es malo para la salud y lo de ahora es sanísimo. Si es que nos volvemos gilipollas por generaciones.

Por cierto, lo de la corteza del pan de molde no me molesta en absoluto, porque yo siempre se la quitaba. Jajajajajajaja.

Karlos dijo...

Qué bonito que compartas con nosotros estos momentos, y con tanto humor... quizás solataras en su momento una lagrima pensando en la posibilidad perdida, pero lo has superado, alma de pavo.
Y no estoy de acuerdo con que mezclar proteinas e hidratos sea una mezcla fatídica, el secreto de la dieta es la moderación. (toma!)
Nuestros abuelos tenían que darle a la dieta mediterránea porque comiendo pizza y hamburguesas no hay quien levante el azadón a las 4 de la tarde... ;)
Yo sólo me enrrollo asi en tu blog, lo juro!

Daniel dijo...

YoMisma: esa es otra, la de "mierda" que nos meten en la comida con tal de decir que es más sana... Los Lcaseis que tú comentas, la leche con calcio añadido (¿??¿?), los zumos con vitaminas ABCDEFGHIJK, las sandías sin pepitas... jujuju.

Yo, donde esté una buena caña bien fría y su tapita en la terraza del bar que se quite el bimbo sin corteza.

Trepamuros: No es que las generaciones anteriores comiesen mejor y ahora todo parezca peor, es que somos medio idiotas todos.

Cuando un telediario se queda sin noticias rellenan con cosas como "el consumo de alcohol es malo" un día y, a la semana siguiente, rellenan con "según un estudio, tomar una copa de vino o dos cervezas en cada comida es bueno". Y con los huevos igual; si el año es bisiesto los huevos llevan mucho colesterol, pero si el año es de olimpiadas es bueno comer 3 huevos a la semana...

Lo que yo digo, tontos perdíos.

¡Un saludo!

Daniel dijo...

Karlos: jejejej, nos hemos "cruzado" en el ciber-espacio.

Estoy de acuerdo en lo de la moderación. Cuando más peso perdí no fué con dieta, fue al dejar los cubatas de cada fin de semana; ¿he dejado de beber? No, a mi me gusta el ron y he pasado de salir todos los fines de semana a copazos a reservarme para uno sólo al mes.

Con la comida igual, hace más de 2 meses que no me como una hamburguesa y casi 2 semanas que no tomo pizza... eso sí, esta semana toca... y un par de donuts de postre... y unas copitas el sábado por la noche, jeje. Pero ya, ¿eh? hasta finales de noviembre no vuelve a tocar, jujuju.

También te digo que donde esté un buen chuletón de mi tierra (Extremadura) y su jamón y queso curado, no hay nada que se compare.

Y poco te enrollas, ¿es que no has visto a Trepamuros, que casi hacemos los post a medias? jajajajajaj.

Saludos para ti.

Oscar dijo...

Ya me gustaría a mí que ahora tuviéramos las mismas facilidades que antes para hacer matanzas en los corrales para tener tu propio choricín y morcillitas, tener gallinas ponedoras, y ordeñar la leche de tus propias vacas. Eso sí que sabía a gloria bendita, y tenía colesterol, pero "del bueno".

Pero ahora si no pagas una millonada al veterinario porque te ponga un garabato en un papel no puedes matar un gocho, y si no te comprometes a tener más de X vacas para ser proveedor de Pascual no te dejan tener ni una para ti solo.

Porque te dejan beber de esa leche, pero siempre y cuando haya pasado por la fábrica de Pascual o la Asturiana, le hayan puesto su sello, y la pagues bien pagada.

Yo de pequeño me crié con chorizos y morcillas caseros, con tocino de vaca del vecino, y con leche de las vacas de una señora que vivía pasando la calle Real, sin pasteurizar ni uperisar, ni ná, y jamás me entró el tifus ni la peste negra.

Eso sí, si un día el agua embotellada de Font Vella está contaminada y provoca una intoxicación en masa en alguna localidad, ten por seguro que no dirán que beber agua embotellada es un riesgo para la salud.

Si es que... donde hay negocio...

Daniel dijo...

Juer Oscar, son las 11 de la mañana y me acabas de antojar unos choricitos caseros, jajajaja. En mi pueblo aún se hacen esas cosas y es de lo mejorcito que tenemos; la última vez que fuí, mis padres tenían matanza que le habían dado los padres de mi cuñado y estaba de vicio... Ojalá jamás se pierda esta tradición.

Y recuerdo lo de FontVella. Era bastante pequeño y me moría de miedo pensando en que, si bebía agua, me pasaría algo malo. Mi madre, que siempre compró esa marca, pasó de FontVella a Los Riscos... y actualmente es la que sigue comprando, así que FontVella perdió un cliente aquel día, jeje.

Como tú dices: el caso es sacar pasta a la gente por cualquier memez.

Un saludo!

-=CID=- dijo...

Tienes razón en que la gente es un poco incoherente y que de nada sirve ahorrarse 30 calorías si haces una comida tan calórica.Pero puestos a beber una bebida artificial pues mejor si tiene menos calorias. A mi no me gusta la coca cola light porque tiene un sabor diferente, pero hay gente que incluso le gusta más. Yo prefiero la coca cola zero, tiene un sabor casi igual al original, te cuesta lo mismo y son menos calorías.

En cualquier caso, no hay nada mejor que los alimentos y bebidas naturales: mejor una tortilla de patatas recien hecha que la que venden envasada, o la pizza hecha por uno mismo, porque al final con los conservantes parece que tengan el mismo sabor.