lunes, 16 de marzo de 2009

Yo tampoco sé

Hoy es domingo. Acabo de llegar a casa después de las dos funciones de hoy y, después de dar un paseo con Nala, enchufo la tele para pasar el rato...

Dejo el canal en La 1 de TVE. Están poniendo España Directo y, justo antes de la conexión con mi querida Sevilla (por parte de esposa...) donde me llenan de sana envidia cuando la reportera nos muestra una tarde agradable de 22 grados junto al paseo marítimo del Guadalquivir, ponen un reportaje que nos cuenta que, en no-sé-qué pueblo, imparten cursillos de mecánica básica para mujeres.

¡Para mujeres!

Pues bien, no es sólo que esté a favor de este tipo de cursillos para nuestras amadas féminas (¡ay, qué sería de nosotros sin vosotras...!), si no que estoy a favor ¡para todos!

Y es que, digámoslo ya y con mallúsculas YO TAMPOCO SÉ de coches.

Por muy avanzada que esté (o intente estar) nuestra sociedad, todavía hay este tipo de cosas que, quieras que no, parecen un tanto discriminatorias. Estoy convencidísimo de que hay infinidad de mujeres que saben de mécanica más que un servidor. Con deciros que lo poco que sé me lo enseñó Silvia, lo digo todo...

En fins, el caso es que el post reivindicativo del mes es para pedir más cursos de mecánica para mujeres... ¡y también para hombres! Anda y que no voy a echar yo pestes de mi autoescuela el día que el coche me deje tirado en la carretera y no sepa ni que hacer, con lo facil que sería que, con el pastón que cobran, dedicaran una clase a enseñarte a cambiar el agua, el aceite, comprobar el líquido de frenos, cambiar un neumático o, simplemente, poner las cadenas...

Ya está. Ya me he desahogao... Oye, que bueno es esto de los blogs tú, con la de gente que hay dejándose los sueldos en psicólogos, el día que todas esas personas descubran esto van a quedar vacías muchas consultas...

Saludos.


Otros Posts



9 comentarios:

Oscar dijo...

Te doy la razón en todo. Y aprovecho para hacer una observación que viene muy a cuento con tu entrada.

Muchas veces vemos discriminación donde no la hay, y no vemos discriminación donde realmente la hay.

Un saludo!

-=CID=- dijo...

La verdad es que en las autoescuelas enseñan poca mecanica y cuando tienes un problema estás vendido.

juan vasco hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
juan vasco hernández dijo...

Pues por pedir, yo pido un curso para hombres,..sobre mujeres jejeje, que a veces cuesta entenderlas.
Es broma!!
Es broma!!
Estoy de acuerdo con lo que dices, y yo tampoco tengo ni idea de mecánica.
Un saludo

Daniel dijo...

Oscar: Tienes razón en tu segundo párrafo. Parece que las únicas veces que las cosas sean discriminatorias es cuando son para mal; el problema es que cuando algo "discrimina para bien", como es el caso de un cursillo gratuito para un colectivo específico de la sociedad, ¡nadie dice nada!

CID: Pues a eso iba yo. Recuerdo cuando me saqué el carnet que, en una clase, pusieron un video demostrativo de cómo hay que colocar las cadenas... ¡un video! Yo me quedé pensando "pues me he quedado igual, para que nos hubieran sacado a todos a la calle y el profesor hubiera puesto de verdad las cadenas a uno de los coches...". Eso sí, mis casi 800€ sí que me soplaron por unas clases que, la verdad, no me sirvieron de mucho frente a la jungla que supone el tráfico madrileño.

Juan: Jejejejej! Me he reido mucho con tu comentario, está muy bien ¡y es totalmente verídico! Hala, venga, a reivindicar todos cursillos para entender a las mujeres, jejejeje!

PD: Mejor que no nos vayamos de viaje en coche juntos tú y yo porque como pase algo... No creo que tuviéramos la suerte de que parara a ayudarnos un autobus de modelos veinteañeras como en las películas americanas, jejej!

Un saludo triple!!

David dijo...

Me sumo a tu post. La última vez que alquilé un coche este no tenía tapón de la gasolina (venía como tapado con una placa metálica) y, como un lerdo, tuve que recurrir a una amable chica en una gasolinera que, para mi esperpento, sólo tuvo que introducir la manguera en el hueco. Ahí fué cuando lo ví claro: cuando vaya a un taller me timarán con lo que quieran. Quizás por eso no tengo coche. Un saludo,

Trepamuros dijo...

Aquí el menda no tiene ni carnét, para qué vamos a decir más. Por no saber, no sé ni abrir el capó. Bueno, abrirlo sí, encontrar el botón para ello es otro cantar. Jajajaja. Si es que en el fondo el coche tiene una única utilidad práctica: encontrar trabajo. El resto es más bien un compendio de matices entre los que está fardar, ligar, fardar también, ligar por supuesto, ¿he dicho ya fardar y ligar?. Jajajaja. En fin, quitando que no dependes de nadie para ir a según qué sitios, de resto el coche da más problemas que otra cosa. Si se estropea, euros por la mano de obra, euros en las piezas, euros por hacerte un presupuesto, euros por decirte lo que ya sabes (que no funciona), euros por la itv, euros por el seguro, euros por la revisión, euros por el cambio de aceite... te gastas más en mantenerlo que en comprarlo. En mi caso sí, algún día tendré que sacarme el dichoso permiso de conducir, pero como no hay trabajo que dure como para hacerlo, seguiremos tirando de la parienta, que bien cómodo que es. Jejejeje. Y no, no me averguenzo de dejarme llevar por una mujer. Da miedo cuando se transforma y mete esos berridos que el otro conductor nunca va a escuchar, pero absorbe uno que está al lado. Si se coge nervios siendo el copiloto, no quiero imaginar ir conduciendo... Jajajajaja.

juan vasco hernández dijo...

jajajaja, no creo, no!!

Daniel dijo...

Hola!!

Caray la que estoy liando con este post, jejej!

David: qué alegría verte por aquí! Te dejé un comment en tu blog hace unos minutos.

A mi me pasó lo mismo con el coche de Silvia. Un día fuimos a una gasolinera y le dije que me bajaba yo a echar gasolina mientras ella iba al baño; pues bien, su coche lleva esa famosa plaquita metálica y, encima, la tapa va imantada así que, como no sabía cómo iba exactamente, tuve que esperar a que ella volviera para que me dijera que antes había que darle a no-sé-donde... ¡ya somos dos, jajaja!

Trepamuros: Tienes razón entre la relación coche-trabajo. Es un gran problema que muchas veces, en una entrevista, te piden no ya que tengas carnet sino que tengas coche propio... Te matas a estudiar primero y a tratar de tener experiencia después, para nada.

Por cierto, Airam, te voy a quitar una ilusión: lo del coche para fardar y ligar ya no sirve. Desde que cualquier chavalín puede camelarse a sus padres con mil tonterías (que si el rechazo social, que si los padres de sus amigos lo han hecho, que si se va a estudiar fuera de casa...) y sus mismos papis le compran un coche como si se tratara de un simple móvil, ya no liga nadie. Bueno sí, los que, además de tener coche, sean más chulitos que es lo que parece gustar a las chiquillas de hoy día.

También te doy la razón en los gastos del coche. El mío costó algo menos de 15.000€ pero es que lo que llevo gastado entre seguro, un par de revisiones y, sobre todo, combustible es de lo que no está en los escritos, vaya. Para colmo ayer lo tuve que llevar al taller por un problemilla con una de las puertas y me van a soplar otros 150€ por arreglarla...

Dos cosas más y acabo contigo: A mi encanta cuando Silvia me lleva (bien en su coche, bien en el mío) y, la otra cosa, aunque al principio puedas pasar nervios, te aseguro que NADA es comparable al tráfico madrileño. Dile a Chiky que te enseñe un poquito y así te vas soltando.

Juan: Pues eso. (jejejje!)

Un abrazo a todos!