martes, 10 de junio de 2008

"Rotura de la Prisión", Temporada 3

Jopé, vaya semanita llevo, o posteo cada tres días o lo hago tres seguidos... En fin, al lío, que anoche me pulí la tercera temporada de Prison Break.

Como supuse en el post de la temporada anterior, esta viene cargada de tensión por todos los costados. Qué alegría, de verdad, debería haber huelga de guionistas cada cuatro meses para que todas las series tuviesen un máximo de 15 capítulos y las tramas estuvieran más condesandas y nos contasen sólo lo esencial, sin alargar con subtramas innecesarias.


Esta tercera no te deja apenas respirar. Desde el principio ya acaban los capítulos con un continuará de esos intensos que te hacen poner inmediatamente el siguiente episodio (en mi caso fue a partir del segundo capítulo) .

Ante todo, lo que más me ha gustado es el cambio de los personajes después de ver su comportamiento las pasadas temporadas.

Por un lado, por fin vemos a Michael derrumbarse (y en varias ocasiones) ya que, a diferencia de cuando estuvo preso en Fox River que lo tenía todo planeado, aquí debe ir improvisando la nueva fuga. Para colmo tiene un tiempo límite, una fecha tope para fugarse, ya que está obligado por La Compañía a sacar de la prisión de Sona a un importante preso, Whistler. Esto es así porque La Compañía tiene sucuestrados a Sara Tancredi y LJ, el hijo de Lincoln, y amenazan con matarlos si Michael no cumple con las ordenes de planear la fuga.

El que Alex Mahone, el policía corrupto que perseguía a "los ocho de Fox River", esté encerrado en Sona junto a Michael le da aún más emoción ya que tienen una relación un tanto particular. Michael odia a Alex por haber matado a su padre en la temporada anterior pero, cuando Alex se entera que Michael planea fugarse, lo extorsiona y tiene que admitirlo como compañero de fuga.
Además, al estar preso, Mahone no puede tomar las pastillas que tenía escondidas en el bolígrafo de la temporada dos con lo que lo vemos pasar el mono y buscar una alternativa para aplacar los nervios. Ya me parecía un personaje interesante antes y ahora me lo ponen mejor con esta situación extrema; y William Fichtner es un actorazo, que todo hay que decirlo.

Otro actorazo es Robert Knepper, que da vida al "supermaloso" Theodore Bagwell. Teodoro, como lo llaman los presos castellanizando el nombre, comienza la temporada algo perdido y desubicado; no sabe muy bien de quién debe fiarse y dónde encontrará, si es que lo hace, nuevos aliados. Por todo eso acaba acercándose a una de las incorporaciones más importantes de esta temporada, "Lechero", y se pone a su servicio y protección. Este tema dará mucho que hablar y, para los que no hayas visto aún la temporada completa, dejo el tema ahí.

"Lechero" es el jefe de los presos de la prisión y tiene un acuerdo con los guardias de Sona. Ellos le dan libertad absoluta para que lleve la prisión a su antojo (tiene una gran habitación sin rejas, con muebles, alcohol y hasta un teléfono movil) y, a cambio, él controla a los presos para ellos. También está bastante bien desarrollado el personaje ya que se enfrenta a varias revueltas de compañeros que, para su desgracia, se complican con los intentos de fuga de Michael y las continuas inspecciones de los guardias.

Me encanta el giro que le han dado a Bellick. Después de ser el "hijo de su madre" en la primera temporada dominando cada rincón de Fox River y el perro rabioso de la segunda, persiguiendo a los fugados para cobrar la recompensa y robarles su botín de cinco millones de dólares, desde los primeros minutos que entra en Sona se convierte en un pelele. Le dejan en calzoncillos, recibe palizas constantemente, le obligan a limpiar la suciedad de las celdas y no consigue encontrar ningún aliado entre los múltiples presos. Ni siquiera al final, cuando trata de presionar a Michael contando lo de su fuga para que le deje entrar, consigue ese punto de poder que tenía anteriormente.

Whistler. En esta temporada nos enteramos que desde el principio estaba todo orquestado para que Michael Scofield terminará preso en Sona para liberar a este personaje y es que, su anterior fuga, le hizo muy popular. Lo intrigante es, ¿quién es James Whistler y por qué es tan importante? ¿Por qué él está escondido dentro de la propia carcel haciendo creer a los demás presos que había muerto? Sólo La Compañía tiene la respuesta.


Y mientras a morderse las uñas... La cuarta temporada se estrena en agosto ¡pero en Estados Unidos!


Otros Posts



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las muchas series que no he visionado aún por la cantidad de ellas que tengo pendientes y que ahora que tengo internet, estoy empapándome. Lo bueno de esto es que para cuando la vaya a ver tendré 3 temporadas enteritas. Una ventaja que no se tiene cuando sigues una serie desde el principio y te quedas con el final abierto para la siguiente temporada, deseando que llegue. Por cierto, me tendrás que comentar cuándo y qué películas elegiremos para el "choque de titanes" sobre catástrofes. Si quieres me mandas un correo ya que no he puesto nada nuevo en mi blog. Ando enganchado viendo "V" tras años y años.Cuando acabe postearé sobre ella. Jejeje

Anónimo dijo...

Hola, me llamo Lalo y soy de Vgo. LLevo bastante leyendo tu blog, la verdad es que me mola mucho, tengo muchos gustos similares a ti. así que a partr de ahora escribiré un poquito tambien. Respecto a Prison Break, vale que la serie engancha. Pero soy de los que piensan que tenia que haber terminado en la segunda temporada. Porque era imposible igualar a la primera. De las series que mas me han enganchado, si no la que mas. Siempre tenias que ver el siguiente capitulo. La tercera ha sido algo floja para mi gusto, y la cuarta, veremos que nos espera. En agosto saldremos de dudas. Lo dicho, un saludo y enhorabuena por el blog.
Lalo

Daniel dijo...

¡Hola Lalo de Vigo! jeje!
Muchísimas gracias por leer el blog y me alegro que te guste, en serio. La verdad es que tenía muchas dudas cuando lo empecé (y si no preguntadle a mi amigo Tomás) pero gracias a las visitas y a vuestros comentarios me animais mucho a seguir.

Muchas gracias a todos, de verdad. Espero no "desafinar" mucho en post venideros.