jueves, 7 de octubre de 2010

Saber y Ganar, el documental

Curioso, cuando menos, me resultan los cambios de la sociedad que hemos vividos durante este siglo XXI.

En el siglo pasado teníamos los nostálgicos discos de vinilo y las cintas de casette con esa técnica tan hogareña del "rebobinado a boli-bic" y en este somos exclavos del CD (algunos) y del reproductor Mp3 (la inmensa mayoria).

En el siglo pasado teníamos los VHS (y antes, en los años 80, los "Beta") y ahora nos fascinan los DVDs y los Blueray con su alta definición. Y lo mismo con esos televisores de tubo que ya se están quedando más anticuados que el paso del blanco y negro al color... ahora el que no tiene una pantalla plana en alguna habitación de su casa empieza a parecer un bicho raro... casi tanto como el que tiene cuatro o más, que también los hay, también.

Las lavadoras y frigoríficos de hace 25 años eran unos feos armatostes con pinta de caja de deshechos donde tirar la basura y ahora, en el siglo XXI, no sólo son cada vez más sofisticados, modernos y estéticos con sus puertas anti-huellas dactilares y sus antifrost varios, si no que las empresas hasta les hacen fundas de bonitos colorines para que nuestra cocina luzca cuál Museo del Prado en un domingo mañanero.

Durante el pasado siglo, en los años 80, teníamos videoclips cutres y horteras con ropas extrañas y peinados estrafalarios que reflejaban la moda de aquellos tiempos y en el siglo XXI... euh, bueno, también, sí, eso sigue igual... ¡qué le vamos a hacer!

Pero en los años pasados triunfaban los juegos de mesa y desde comienzos de 2000 los reyes de la casa son las videoconsolas domésticas (que digo yo, si se les llama "domésticas" es porque también las habrá "salvajes", ¿no?). Ahí sí que hay diferencias, desde videojuegos como el "Pong", "Pacman" o "Galaxian", mayormente conocido por todos como "los marcianitos", pasando por clásicos atemporales que siguen ahí como "Tetris" y "Super Mario" (en cualquiera de sus versiones) hasta llegar a maravillas visuales como "Gran Turismo" o "Metal Gear Solid".

Y los teléfonos. De cosas toscas y rudas pero llenas de encanto con sus ruedecitas y su "tchacatchacatchaca" al marcar, a los muy modernos y cada vez más pequeños y/o delgados teléfonos móviles con sus pantallas táctiles, sus bluetooth y su fino estilo y diseño...


Es como los coches, que antes eran grandes, pesados, cuadrados, con lineas terminadas en ángulos y pintados de colores muy básicos y apagados y ahora son de lineas redondeadas, alargados, bajos para hacerlos más aerodinámicos, con una amplia gama de colores... que si tornasolados, iridiscentes, satinados, metalizados...

Y, ¡oh! cómo no hablar del cine de superhéroes (gracias "yo" friki por recordármelo), que hemos pasado de ese Batman regordete metido en un traje de licra de colores casposos al que daba vida el gran Adam West, a películas con repartos plagados de estrellas de hollywood embutidas en flamantes trajes de cuero con sus cuerpos fibrados y musculosos y maravillosos efectos especiales que nos arrastran a devorar palomitas en nuestros cines compulsivamente... Aplausos para Iron Man, para Spiderman, para el Batman de Nolan, para ese último Hulk digital, bravo, ¡bravo!

Pues ahora resulta que no sólo en eso ha cambiado nuestra sociedad, no. Ahora resulta que he percibido algo extraño en mi casa, en casa de mis abuelos y familiares en general que, a nivel subconsciente, llevaba ya tiempo rumiando pero no era capaz de dilucidar bien. Algo que, año tras año, estaba ahí aposentándose en nuestros dulces hogares españoles, algo que ni la crisis de Zapatero (porque ha sido él, seguro, el tío malo, que prefiere hundir nuestro país a ayudar a progresar y que lo mandemos pa su casita, que 8 años gobernando ya son muchos y está cansadito el pobre... y si no que se lo digan a Don Manuel Fraga, ¿eh?); como decía, algo que ni la crisis esta de las narices a podido impedir... ¡Saber y Ganar se ha convertido en un documental!


Y es que, por terminar de la manera en que empezó el post, si en el siglo pasado, durante los años 80 y la década de los noventa, lo que se usaba en los hogares españoles, lo que usaban mis abuelos, mis padres e incluso yo mismo en más de una ocasión para ejercer nuestro deporte nacional favorito (¡no, los toros no, copón!), si lo que usábamos, decía, para dormir la siesta "apachurrados" en nuestros cómodos sofás eran esos maravillosos documentales de "La 2" de TVE ahora, y gracias al buen quehacer de Jordi Hurtado y su soporífera voz, lo que se usa es su programa "Saber y Ganar".


Por todas esas buenas tardes que nos has regalado, Hurtado, y todas las que vendrán mientras sobreviváis en antena: Gracias, mil gracias, enhorabuena por vuestros 10 años de programa... ¡y que vengan 10 más!


Otros Posts



5 comentarios:

Chelo dijo...

juas juas juas
pues no me he dormido yo buenas sistas con Saber y Vivir, mítico!

Oscar dijo...

Snif, enhorabuena, me has hecho sentirme viejo :-S

Pues a mí Saber y Ganar me gusta!! eso sí, deberían ir pensando en cambiar un poquillo de decorado, o de mecánica... porque sí que huele a rancio, sí. Es una pieza de museo de la antigua "Segunda cadena".

JUAN VASCO dijo...

joer, yo creo que nunca lo he visto, y es que a mí estos programas me hacen sentir muy tonto porque nunca me se las preguntas jejejej. Pero bueno a ver si un día me pongo y le echo un vistazo.

Daniel dijo...

Chelo: ¡y las que te quedan! jejejeje... La verdad es que no sé cómo aguanta tanto en antena.

Oscar: Si el caso es que, cuando lo cambiaron de color (del azul y verde que tenían desde el principio ahora es rojo), para mí incluso lo empeoraron, ahora me parece más feo que antes!!

Juan: Tampoco te pierdes gran cosa, no te preocupes. Yo lo he visto por temporadas y, la verdad, aunque me resulta entretenido me pasa igual que a tí, las preguntas son tan difíciles que no me engancho. Deberían hacer un "Saber y Ganar, edición popular", ejejjeje.

Abrazos y besos varios...

Chelo dijo...

¿he dicho Saber y Vivir? jajajajaj qué extraña es la mente y que asociaciones más acertadas hace a veces jajajajaja