miércoles, mayo 13, 2009

Sigo Como Dios

Yo no, claro, más me gustaría; yo tan sólo "voy tirando" y ya es mucho decir...

Dejando claro que las críticas en su día no le fueron muy favorables a esta secuela de la gran "Como Dios" y el más que notable cambio de protagonista de Bruce (Jim Carrey) a Evan (Steve Carell), trataré de defender esta película que vimos anoche... ¡y no me quedé dormido como siempre!

HABLANDO CON DIOS...

Como comentaba, el capitán del barco (nunca mejor dicho) es en esta ocasión Evan Baxter el cual, pasa de robarle el puesto de periodista a Bruce en la primera parte a robarle el "oficio" de máximo hacedor en esta segunda. Además, como la vida parece tratarle bastante bien, nos encontramos con que Evan deja su trabajo en televisión para irse a vivir a una casa de lujo en Washington y trabajar de congresista.

Así, en los primeros minutos, conocemos a su familia compuesta por mujer y tres hijos y un nuevo elenco de secundarios con John Goodman y Jonah Hill a la cabeza (presidente del congreso y pelota de turno, respectivamente).

La vida de Evan transcurre apaciblemente hasta que, como en la versión anterior, se le aparece Dios con una orden muy concreta: tiene que construir un arca. En principio reacciona ignorándolo por pura incredulidad pero, cuando empiezan a ocurrir sucesos extraños, no tiene más remedio que aceptar la tarea encomendada y ponerse manos a la obra.

Como es lógico, y más tratándose de una comedia, todo esto hace que su vida comience a ser un poco caótica; no sólo tiene que quedar bien en su nuevo e importante trabajo, si no que debe cuidar a su familia y su imagen ante los medios de comunicación que, poco a poco, lo van tratando cada vez más como un loco.

Y no es para menos. A Evan comienzan a seguirle allá donde vaya miles de animales emparejados: jirafas, gatos, mofetas, llamas, caballos y un largo etcétera.


Entre los momentos a destacar de la película, podría hablar de la escena de los peces en el despacho del presidente o cuando Goodman entra en el despacho de Baxter y lo encuentra rodeado de aves, cual Ace Ventura.

Y es que es esa es una de las cosas que más me han gustado de la película, que está plagada de guiños a otras películas.

Al mencionado de "Ace Ventura" (que también es de Shadyac), se le puede unir el de Spiderman (en boca de Evan Baxter), el de "Mentiroso Compulsivo" (cuando los de seguridad sacan a Evan del congreso) o incluso a otra gran película de Steve Carell cuando pasa cerca de un cine y que no desvelo aquí...


YATÁ... COMO QUE YATÁ!

Pues eso, que no cuento nada más, sólo dos cosas.

1) Aunque el tipo de humor es diferente entre estos dos grandes actores, os aseguro que no se echa para nada de menos Jim Carrey. Carell está genial en cada momento de desmadre contenido: al comienzo frente al espejo y su "tuneado" de nariz, con la pecera del presidente y los peces, etcétera.

2) La película, además de ser algo más floja que la primera porque ya no sorprende, es ligeramente desigual. Si la primera hora de metraje tiene golpes de humor bastante buenos y alguna que otra situación grotesca como los cambios físicos de Evan y su vestuario, la última media hora peca de flojita e, incluso, se me torna demasiado infantil por momentos.

No obstante, a pesar de ser una película de corte más familiar que su antecesora, os aseguro que, sin exigirle mucho, se puede llegar a pasar un buen rato...




Otros Posts



2 comentarios:

Trepamuros dijo...

Qué dices, esta peli es mala de cojones, un insulto al buen humor y tú, tú no sabes de cine... uy perdón, me ha salido el extremista intransigente. Jajjajaja. Es broma. Tienes razón en lo de que todos en algún momentos hemos, somos y podemos ser extremistas. A mí me ha pasado, aunque aprendida la lección procuro ser más abierto y de hecho ya no me peleo con nadie por una peli, una serie, un cómic ni ninguna otra cosa. Yo del fútbol también me da igual quien gane, pero me aburre igual verlo. Jajajjaja. Tuve mi época en el instituto que claro, los colegas todos quedaban para ver fútbol y alguna vez me apunté por no quedarme al margen. Lo cierto es que he conocido muchísima más gente de adulto que comparte aficiones conmigo que de adolescente. Entonces me sentía un poco marginado, sobretodo por los comentarios de mi padre y el agravante de que a mi hermano sí le gustaba, otro aliciente para machacarme mi progenitor. Hoy en día me importa una m... lo que piense la gente sobre mis gustos, ventajas de la madurez supongo. Ya me he liado otra vez a andarme por las ramas. Como lo vea Ana se pondrá que trina. Jajajajaja.

La peli obviamente no me gustó demasiado aunque tiene partes buenas como las que mencionas. Ese corte más familiar es el que me echa para atrás. De todos modos pienso que con menos dinero hubiese salido una peli igual de buena. Llegó a ser la comedia más cara de la historia, o sino, una de las más caras. Y encima tampoco es que los efectos fuesen muy buenos, teniendo en cuenta el dinero que se gastaron. Quizás lo mejor en ese sentido fueron las transformaciones del protagonista y los animales en algunos momentos. Claro, para una comedia este nivel de efectos es una pasada, pero no le veo la suficiente calidad para el dinero invertido en el film. No se si me explico.

Bueno, a ver cuando te veo postear de Star Trek, corre, vete ya a verla. Jajajaja. (Ahora sólo faltaría que no te gustase por leer tan buenas críticas por ahí y esperarte mucho más, sería una putada).

Daniel dijo...

Pues mira, yo no tenía ni idea del dato del presupuesto. Es un tema que, personalmente, no me llama la atención. Como tú mismo dices a veces se gastan chorrocientos millones en una película y les sale una cagarruta (léase Waterworld, ejem!).

Un abrazo.